21 junio 2007

Regreso a la Fuente...

De vez en cuando sucede. Desde las profundidades, se despierta el llamado, que emerge desde recóndita zona, sabiendo qué notas pulsar. El llamado se eleva silencioso, vibra con potencia y no se agota hasta llegar a destino. El primer rayo de luz responde. Directo, innegable.

Re/des/cubrimiento. Sensación recuperada. Retorno. Centro/Conciencia, a través de un viaje que linda con la muerte, el amor y el movimiento...

El pozo aguarda y acaricia por dentro. Siempre ha estado aquí. Desde la profundidad del pozo -en el centro- la chispa...

Regreso. Agradecido regreso a la Fuente.

1 comentario:

Isabel Romana dijo...

Ese regreso a la fuente es, sin duda, un deseo primigenio. Muy hermoso este texto, querida amiga. Besos y feliz semana.