01 enero 2007

Bienvenido!!!!!!!


Dias como hoy- ritos como hoy- nos dan la "excusa" de hacer balances y proyecciones. Después de todo, el "inicio" de un nuevo año tiene tanto de consenso, no? Año nuevo del calendario gregoriano, Año Nuevo Chino, Año Nuevo Mapuche, Año Nuevo Maya, nuestro cumpleaños (o año nuevo personal)... Ya sean los convencionales o los propios, los "año nuevo" son finalmente hitos que nos regalan la oportunidad de remirar, detenernos, despedirnos de cosas que queremos dejar atrás, celebrar la llegada de lo que viene (y de lo que queremos que venga...) y de lanzar nuestro mejores deseos para todos, especialmente los que están más cerca del corazón. (Además del placer de repartir abrazos y de celebrar, claro está...)

En esta calidad, acepto el regalo y me permito agradecer todo lo bello que trajo el 2006 y también celebro lo que "se lleva". Después de todo, el rito de año nuevo tiene la facultad de llevarse todo tras de si, y recordarnos la libertad que tenemos de re-construir, o mejor dicho, de construir a cada momento, lo que va siendo nuestra vida. Un año nuevo es inagural, y le da ese toque y ese condimento a nuestras experiencias. Hace presente esa sensación, que podríamos experimentar a diario si quisieramos, que todo está por construirse; y que a cada momento, la vida puede reiventarse y renacer...

De todos los balances, me quedo con los agradecimientos. De todas las expectativas, me quedo con el placer de sentir que el camino se reinicia; y que lo más interesante de todo, será (y es) recorrerlo con todos sus matices, y compartirlo, ojalá gustosamente, con otros y otras. Este mismo año nuevo traerá muchos otros (infinitos) años nuevos, cada vez que sea necesario renacer y reinagurar la vida. Ojalá sea a diario. Ojalá sea a cada momento. El camino así, tiene sabor a libertad y fragancias y compañías únicas e irrepetibles. Y ese gustillo único de vivir la vida descubriendo los misterios que nos tiene reservados...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy cierto lo comentado srta.

Lecturas...lecturas dijo...

Mi querida Ximena!

Es verdad que los años nuevos sean de cumpleaños o de calendario nos conducen a hacer balance, se mezclan las esperanzas con los restos del año y deseamos que la vida nos dé nuevas oportunidades allí donde antes no supimos ver... quién sabe! Tu balance es hermoso y llena de alegría a quienes lo leemos.
Y luego están estas cosas de conectarse a distancia, entre un conocerse y desconocerse. Desde esta orilla tan lejana por la curiosidad de un nombre compartido, como el nombre del destino o del cielo siempre infinito, sin balances y con ellos yo te abrazo y agradezco tus dulces palabras, tus breves apariciones en mi blog tan hermosas y delicadas. Viva por todo! Y que la vida nos dé fuerzas para abrazar tanto mar que hay por en medio ;-)
Que los Reyes Magos te traigan desbalances divertidos, caos amorosos, físicas y químicas descuánticas incontables! Y sobre todo mucho amor.

Con cariño,
Tu tocaya ;-)

Ximena dijo...

Gracias, caballero Dyonisio!

Ximena dijo...

Tocaya querida!! Que gusto tenerte por estos sitios virtuales y leer tus lindas palabras. Es parte de los bellos misterios el cómo se conecta uno con quienes se conecta. La verdad es que este encuentro "tocayistico" ha sido un gran hallazgo que ha retrotraído algunos muy buenos guiños a mi vida (en particular el mágico guiño del Tarot) y que me ha permitido, justamente como dices, conectar,curiosear y conocerte un poco más. Gracias por tus buenos deseos,y por tu conexión tan sintónica siempre con lo lúdico y lo bellamente caótico de la vida...
¡Que sigan las conexiones, Ji, ji!