07 octubre 2007

Más allá de lo obvio...


Im nin' alu
(Aunque no quede ninguna misericordia en el mundo,
las puertas del cielo nunca estarán cerradas)



A veces hay tanto que decir y las palabras no alcanzan... A veces los caminos son intrincados y las señales sutiles se dejan caer en medio del ruido y los fuegos fatuos... En tiempos de confusión, hay luces que no podemos perder de vista. No diré más, porque...

Hoy lo dicen por mí Don Risso y Russ Hudson... Y cómo no acompañarlo con música... Lo cantan por mi Madonna y Yitzhak Sinwani... Para no olvidar...

"Todas las grandes religiones del mundo enseñan que no estamos solos y que se nos apoya y protege de modos invisibles e insondables. En la tradición cristiana está la idea de la "comunión de los santos", creencia en que toda la comunidad del Cielo intercede constantemente por los que todavía están en la Tierra. Los hindúes ven la manifestación de DIos en todo y en todas partes, en los árboles, los lagos y las montañas, en las tormentas y los volcanes, del mismo modo que los budistas ven las infinitas formas de la naturaleza Buda. Las estatuas de santos cristianos y los innumerables bodisatvas son recordatorio de esta profunda verdad espiritual: que no estamos solos y que se nos ayuda en nuestro camino en una variedad infinita de formas.

Uno de los templos más famosos de Japón es el Sanjusange-do (Casa de las 3 naves) dedicado a Kannon, nombre japonés de Avalokitesvara, el buda o Bodisatva de la Compasión Divina. Lo que da a este templo su efecto único son las 1.001 estatuas doradas de Kannon dispuestas en 10 hileras a lo largo del equivalente a dos campos de fútbol en el interior del templo; es un lugar serenamente imponente, impregando de exquisita delicadeza y fuerza, que recuerda al visitante que el Absoluto, Dios, envia continuamente a la tierra incontables ayudantes y oleada tras oleada de gracia para cada ser humano, así como bendiciones del manantial infinito de su compasión. Causa una arrolladora impresión ver esa multitud dorada de portadores de gracia y buena voluntad procedentes del mundo que está fuera de nuestra percepción normal.

Vamos comprendiendo esa benevolencia lenta pero inexorablemente; cuando nos abrimos al momento presente, todo se convierte en maestro, porque todo en la vida apoya nuestra presencia y nuestro crecimiento..."
ddd

1 comentario:

Liliana dijo...

buscar siempre algo que nos haga sentir menos solos y fragiles.
besito