08 abril 2007

Inútil Arte del Silencio... (O el Damaru se detiene un momento para buscar un mejor son...)



Este será un espacio en
silencio, hasta que la próxima palabra nazca...
Si lo dijera un japonés, se diría que entra en "Damaru", que en esa lengua significa "quedarse en silencio"...
Pero, antes de callar, no puedo sino hacer una bella conexión con el significado de "Damaru" en otra cultura. Y que me conecta con quien suele aparecer por diversas e intrincadas rutas en mi camino: Shiva.

El "Damaru" de Shiva, es un tambor en forma de ampolleta, que representa el sonido de la creación del universo, para el hinduismo y el shivaismo.

Es con el sonido del Damaru que Shiva marca el ritmo del universo y compone su danza.
En algunas ocasiones, Shiva deja de tocar por un instante.... para ajustar el sonido de su tambor o para encontrar un mejor ritmo. Entonces, todo el universo desaparece y solo vuelve a aparecer cuando la música recomienza...

Y el Inútil arte del silencio esta vez se trata de eso. De ajustar el sonido de este tambor para latir a mejor ritmo... Desaparece, temporalmente. De Damaru a Damaru...

10 comentarios:

Neö dijo...

Como el ave fénix Xi, renacer. Yo tb tengo que hacerlo.Tengo que recalibrar mis energías. Volver a extender mis alas. Voy a echarte mucho de menos, me has sido de gran ayuda. Espero devolverte algún dia ese favor. Recibe 1 abrazo enorme.muaaaa.tq

Ximena dijo...

No me cabe duda que extenderas tus bellas alas de nuevo, Neo. No hay nada particular que agradecer, solo las maravillas de los mutuos encuentros. Tu tienes muy bellas inspiraciones que yo puedo agradecerte...

Gran gran abrazo para ti tambieeen!!!

...y por aqui estaremos, mas temprano que tarde. ;8)

Isabel Romana dijo...

Siento que el tambor necesite un ajuste, pero vaya, si es para mejorar el ritmo y hacer más armónico el universo, acojo la pausa con alegría. Me tienes donde siempre, cuando quieras. Espero que estés pronto de regreso. Un millón de besos.

Ximena dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Isabel. Andaremos por allí de todas maneras, y quien sabe, la afinación de ritmo puede ser pronta. Pero sin duda seguiré visitándote, no me perderia un capitulo de Dido!

besos

Ximena

Tanhäuser dijo...

Querida amiga, haz lo que te haga feliz y lo que te llene.
Cuando vuelvas, porque seguro que volverás, te estaremos esperando, y seguro que nos harás partícipes a todos de esos ajustes que a lo mejor necesita tu tambor.
Un gran beso

Dyonisio2011 dijo...

Saludos amiga...aunque el tambor deje de tocar el ritmo sigue presente en las vibraciones de nuestros recuerdos. Hasta pronto

la rateta dijo...

oh!
bueno, dado que es necesario y lo expones de esa anera tan bella - como siempre- te echaremos de menos pero no tengas duda de sentirte acompañada en ese siencio de reajuste del tambor.
Seguro qe la música recomineza pronto..
un beso y mucha suerte
( y por aquí estamos eh!)

Michelle מישל dijo...

que bueno es ser coherente con lo que se necesita, que bueno es escucharse y saber que el silencio es el territorio que necesitas expandir para re-cuperar, para limpiar, y como tu dices afinar , volver a la armonía para que la palbra sea el verbo que crea la esencia de la realidad..Feliz silencio...ABRAZOS.
Shalom

Anónimo dijo...

Mucha suerte Ximena. Estaré esperando a que resurjan en tí de nuevo las palabras.

Un saludo desde estas lejanas tierras.

Amartya

Bertold dijo...

Espero volver a co-incidir...cada vez que me paso por aquí me sopla una brisa de esas que no se sabe bien de dónde viene y lo que es ¿mejor?, no se sabe dónde va...

Un abrazo Ximena.