03 enero 2008

Casi desaparecer...

Vuelvo después de mucho tiempo fuera de estas tierras... A punto estuve de terminar con el Arte de lo Inútil, pero aqui esperó por mí, como todo remanso de paz. Corroborando que es sabia la espera en tiempos confusos, también yo esperé a tiempos más lúcidos antes de decidirme. Y decido seguir, particularmente por lo inútilmente bello que ha sido mantener este remanso, testigo de mi cada vez más amado e inútil camino.

*************************************************


Aceptar la luz y la oscuridad es parte del camino. Tener el valor de continuar el camino durante la noche, más por fe que por cualquier otra cosa. Confiar en que el amanecer llega, inevitablemente, aunque la noche siempre sea tan tajante y a ratos pareciera que no se irá. Y entonces, dejar de esperar y comenzar a disfrutar de la noche. Momento paradojicamente iluminado, cuando se abandona la obstinación de la luz y se acepta la oscuridad, se amiga una con las sombras y asi, se recupera la visión nocturna, necesariamente más sutil y profunda. (Y se hace claro, en la noche siempre brillan las estrellas, aunque las nubes a veces nos jueguen malas pasadas...) Se ven otras cosas de noche. Mirada irremplazable del mundo, la nocturna. A ratos, la que más nos acerca a otros y otras. (Y de pronto, pareciera que bastara rendirse-lúcidamente- a la noche para que amanezca. Y vuelvo a tener la sospecha que el amanecer es una decisión personal.)

7 comentarios:

JHWH dijo...

A veces para poder ver, hay que ir a la oscuridad.
Mucha lucidez para este año.
Abrazo.

Isabel Romana dijo...

Me alegra tu decisi�n de retomar el blog con energ�a. Quiz� es en los momentos de oscuridad cuando m�s necesidad tenemos de mostrar nuestra incertidumbre y nuestras dudas, de encontrar el modo de canalizar la confusi�n. Y me parece muy sabio lo que dices: el amanecer es una decisi�n personal. Un abrazo muy fuerte y feliz a�o que, intuyo, ser� bueno.

N i g r o m a n c i a dijo...

Siempre tus palabras me sorprenden gratamente, nunca dejas de visitar mi blog y comentar alguna foto, en este nuevo año te deseo de todo corazón lo mejor y muchas gracias por ser como eres...
Un beso

May@ dijo...

Ser valiente y esperar por la luz, a pesar de lo terribles que pueden ser las ocuridades que a todos a veces nos enceguecen, es mucho mejor que no serlo.

Me alego por ti, por mi y por los demás que nos hayas iluminado la penumbra de tu ausencia...

Abrazos resplandecientes!

Veronika dijo...

Por qué será que te entiendo perfectamente? ;-)

Parece que la noche nos hubiera hecho cómplices...

Un abrazo

Jorge Arce dijo...

!Que bueno que permaneces aquí! Coincido contigo, la posibilidad de ir entre la oscuridad y la luz reafirma lo definitivo de las desiciones personales... tú escoges el camino.
¿Conoces las meditaciones de la oscuridad de Osho?
Un abrazo

Dyonisio2011 dijo...

Saludos amigui: los tiempos negros sólo sirven para mostrarnos que los momentos blancos son reales. Es el ying y yang de la maravillosa vida. Saludos