03 abril 2007

Ya es Abril!! Tagore: respondo a tu llamada de cien años...


Hace 14 años tuve un arrebato para lo que eran mis gustos literarios de entonces, y me aventuré con Tagore. Y en una mágica noche estival, sola en el jardin, me interné por las sendas de "El Jardinero". Su poesía me acariciaba tanto como la nocturnidad del lugar donde estaba leyendo, con su brisa suave y sus olores a flores y frutas. Y entonces sucedió... Un puente atemporal se extendió entre nosotros: Tagore y yo. Fue el último párrafo de su texto. Me arrolló con el impacto y paradojica sutileza de una comunicación más allá del tiempo y de las tierras que nos separaban. Sentí (como nunca antes al leer a alguien) el derrumbe de la distancia entre "escritor" y "lectora", y de pronto, el corazón de esa chica que yo era en ese entonces, se abrió, como flor de jardin, al llamado de ese jardinero que fue Tagore. Resulta bellamente inútil tratar de describirlo. Mi corazón de esa noche en ese jardin conectó perfecta y totalmente con su mensaje lanzado, no 100, sino 80 años antes...!!!

En fin. Esos eran tiempos en los que esa clase de magias quedaban registrados en un cuaderno sepia (además del corazón) y ese cuaderno reapareció con este mensaje hace unas semanas. Y hoy... Hoy ya es abril!! Hoy -siendo abril- tiene sentido contestar esa llamada formulada hace 90 años. Invoco a Rabindranath y le devuelvo con todo amor esa llamada que aun resuena, y que hoy quiero compartir aqui.

Van los últimos parrafos de "El Jardinero"...


*****************
84

"Por los verdes y amarillos arrozales resbalan las sombras de las nubes de otoño, que el sol persigue con rapidez.
Las abejas se olvidan de libar la miel de las flores; ebrias de luz, zumban y revolotean enloquecidas.
En las islas del río los patos alborotan alegremente sin saber por qué.
Amigos míos, que nadie vuelva a casa esta mañana, que nadie vaya a trabajar.
Tomemos al asalto el cielo azul, apoderémonos del espacio como un botín.
La risa flotará en el aire como la espuma en el agua.
Amigos, pasemos la mañana cantando.


*****************

85

Tú, que no sé quién eres;
tú, que lees estos versos míos que tienen ya cien años,
oye:
No puedo ofrecerte ni una sola flor de todo el tesoro de la primavera,
ni una sola luz de estas nubes de oro.
Pero abre tus puertas y mira; y coje entre la flor de tu jardín,
el recuerdo oloroso de las flores, que hace cien años murieron.
¡Y ojalá puedas sentir en la alegría de tu corazón,
la alegría viva que esta mañana de abril te mando,
a través de cien años cantando dichosa!"


3 comentarios:

Tanhäuser dijo...

Qué hermoso es encontrar aquel texto, aquella poesía, aquel libro, que parece que se haya escrito exclusivamente para nosotros.
Maravillosos párrafos, mi sensible amiga.

Liliana dijo...

yo tambien lo lei a esa edad, pero despues que fui madre esa que dice tus hijos no son tus hijos son hijos de la vida...la siento màs, poeta muy sensible Tagore!
buona pasqua!

May@ dijo...

Vaya que es importante lo que le dejamos a los que vendrán!