26 noviembre 2006

Hoy lo dice por mi Kavafis (tan bellamente...)

Como un relámpago, de pronto recordé esta poesía de Konstantínos Kaváfis, que -simbólicamente- me la mostró por primera vez mi mamá, hace ya varios años.
Hoy la redescubro y no puedo sino compartir su enorme belleza...


ÍTACA.

Cuando emprendas el viaje hacia Itaca

ruega que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de descubrimientos.

A Legistrones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Legistrones y a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosidades y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Más no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.

Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Itaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Itacas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El mar de Grecia es de un azul ùnico, como lo cantan los poetas.
Gracias del link, yo ya tengo hecho mi arbol, aunque no tan lindo.

Lecturas...lecturas dijo...

Esto me recuerda a otros Cantares...
XLIV

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.

Y la dicha de encontrarnos de camino a Itaca :-)

Bsitossssssssss

Ximena dijo...

Bello Machado... Y bello Serrat tambièn, ja, ja.
Coincido, tocaya, una alegría toparse en el camino contigo...